Balazo en la cabeza destruyó su sueño: Salvador Cabañas, goleador de América, cumple 40 años.


Salvador Cabañas

Diez años han pasado desde que Salvador Cabañas dejó de jugar fútbol debido a un disparo en la cabeza, ahora el ex jugador del América y la selección de Paraguay celebró su cumpleaños 40.


Cabañas nació en Itauguá, una ciudad situada aproximadamente a 30 kilómetros de la ciudad de Asunción, capital de Paraguay, y forma parte de la zona urbana conocida como Gran Asunción. Ahí comenzó sus primeros pasos en el club 12 de Octubre donde marcó cuatro dianas y fue prestado a la siguiente temporada en 1999 al Club Guaraní, regresó al 12 de Octubre en 2000 para marcar ocho goles y firmar su traspaso al Audax Italiano en Chile.


En el fútbol chileno estuvo un par de años y en el Torneo Apertura 2003 se consolidó como máximo goleador ,con lo que captó reflectores en varios clubes pero fue Jaguares de Chiapas quien pudo firmar su traspaso a la liga mexicana.



En nuestro país logra en su segunda temporada un subcampeonato de goleo y en el Clausura 2006 con 11 goles logra esa distinción individual compartida con Sebastián Loco Abreu, al final de su paso por el equipo chiapaneco logró ser el goleador histórico con 50 tantos.


Sus impresionantes marcas con dicho club lo pusieron en la lista de los mejores jugadores de la liga, por ello, las Águilas del América ficharon a Chava para el Apertura 2006, a partir de allí se convertiría en figura y capitán del equipo, y para mucha de la afición en leyenda.


Sin embargo, su ascendente y consolidada carrera se vería interrumpida la madrugada del 25 de enero de 2010 cuando recibió un balazo en la cabeza tras un altercado en el baño del ahora clausurado Bar-Bar de la Ciudad de México.


La persona señalada del atentado fue José Jorge Balderas, conocido también como JJ, quien tenía nexos con el cartel de los hermanos Beltrán Leyva y fungía como operador de Édgar Valdez Villarreal, La Barbie. Chava fue encontrado tirado en el piso y fue llevado a un centro médico en el que con operación y rehabilitación pudo salir con vida, aunque sus días no volverían a ser los mismos.


El proyectil que se alojó en el lóbulo izquierdo del cerebro dejó a Cabañas en coma aproximadamente 10 días y en marzo de ese mismo año inició con su rehabilitación. Cuatro meses después volvió a su casa con la cicatriz en la cabeza y dificultades motrices que con la rehabilitación han mejorado considerablemente.


Las secuelas físicas del disparo le impidieron volver a jugar fútbol profesional, y por esa razón, las personas cercanas a él se alejaron, el ex jugador del América llegó a declarar que su exesposa se aprovechó de la situación y lo dejó sin dinero.


De acuerdo con Los Angeles Times la fortuna que amasó Cabañas fue mayor a los 20 millones de dólares y que su exesposa María Lorgia Alonso lo perdió todo y vive en “casi la pobreza” en Asunción, Paraguay, trabajando como cambista para una casa de cambio.


El ex delantero de la selección paraguaya tras la situación financiera regresó a su ciudad natal y volvió a vivir con sus papás, allí se supo después que abrió una panadería y vive de ser panadero para ayudar a sus padres con los gastos.


A principios del mes pasado circuló la noticia que los estragos del disparo aún afectan al jugador,, puesto que Cabañas declaró a Radio Caracol del país guaraní, que tenía problemas de vista en el ojo izquierdo y que nunca se podría recuperar de ello.


Entre las distinciones más importantes que tuvo se encuentra un bicampeonato de goleo de la Copa Libertadores con el equipo azulcrema en 2007 y 2008, así como el reconocimiento al futbolista del año en Sudamérica por el Diario El País de Uruguay.


Fuente: infobae.com