Ciclista Evenepoel se rompe la pelvis al caer por un puente


Evenepoeles atendido después de caer del puente.

El ciclista se encuentra despierto en el hospital, donde se le ha detectado una fractura en la pelvis y una contusión en el pulmón.

PorRTVE.es / AGENCIA es asistido tras caerse por un precipicio.


Remco Evenepoel (Deceunick-Quick Step), de 20 años, ha sufrido un grave accidente durante Il Lombardía al caer al vacío desde un puente.


El joven belga, sensación actual del ciclismo, ha sido inmediatamente rescatado y trasladado en ambulancia a una clínica de Como sin haber perdido el conocimiento, según los organizadores.


La primera actualización del equipo declara que "se encuentra en el hospital, consciente, y su estado está siendo evaluado por el equipo médico".


Más tarde, el Deceunick-Quick Step anunció que el piloto belga, tras pasar por rayos X, presentó una fractura en la pelvis y una contusión en el pulmón derecho "lo que mantendrá a Evenepoel en el banquillo durante un período indeterminado".


"Nuestro ciclista pasará la noche en el hospital, bajo observación, antes de viajar este domingo a Bélgica", concluye el comunicado.


El accidente se ha producido a falta de menos de 50 kilómetros para el final de esta clásica italiana, durante un descenso.


Evenepoel, que estaba peleando al frente de la carrera, perdió el control de su bicicleta, impactó con la pared del puente y desapareció en el vacío.


El accidente se produjo después de una curva y en la parte inicial del puente de piedra, por lo que es posible que los árboles que había ahí hayan amortiguado el impacto, explica Efe.

Fuglsang se corona con su primer Il Lombardía


El danés Jakob Fuglsang (Astana) se impuso con autoridad este sábado por delante del neozelandés George Bennett (Jumbo Visma) y del ruso Aleksandr Vlasov (Astana) en la 114 edición de Il Lombardía, con un recorrido de 231 kilómetros entre Bérgamo y Como.


Fuglsang, de 35 años, dio el ataque decisivo a 6,5 kilómetros del final, en la subida al San Fermo de la Battaglia, y acabó la prueba en 5 horas, 32 minutos y 53 segundos, lo que le permitió añadir a su palmarés la segunda prueba Monumento de su carrera, tras la Liejas de 2019.


Fue una carrera exigente, disputada bajo más de 30 grados, en la que figuraban participantes ilustres, con elementos de experiencia como el ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos), vigente campeón del Giro de Italia, Vincenzo Nibali (Trek Segafredo), doble campeón de Il Lombardía, Bauke Mollema (Trek Segafredo), vigente campeón, o Bennett, reciente ganador en el Gran Piamonte.


Fueron once los corredores que lanzaron la primera escapada del día, pero el grupo controló sin dificultades y anuló su margen, que superó los 4 minutos, a falta de 65 kilómetros para el final cuando se abría el tramo clave de la carrera, con las icónicas subidas a la Colma de Sormano y al Muro de Sormano, con 2 kilómetros con un 15% de pendiente, y al Civiglio.


Los grandes favoritos de la víspera llegaron al frente al Muro de Sormano, con Nibali, Mollema, Carapaz, Rafal Majka, Van Der Poel o Evenepoel, pero en la bajada hubo momentos de miedo cuando el último citado sufrió un grave accidente al caer al vacío desde un puente. Fue socorrido de forma inmediata por una ambulancia, que le llevó al hospital de Como.


El danés Jakob Fuglsang (Astana) y el neozelandés George Bennett (Jumbo Visma), durante la clásica lombarda.


Al frente de la carrera, un grupo con Nibali, Giulio Ciccone, Mollema, Bennett, el ruso Aleksandar Vlasov (Astana), Bennett y Fuglsang se hicieron con ventaja sobre el grupo en la subida al Civiglio.


Fuglsang, Vlasov y Bennett lideraban la prueba, perseguidos por Ciccone y Mollema, a unos diez segundos, mientras que Nibali, fastidiado por las calambres, iba perdiendo metros y despidiéndose de sus opciones.


Faltaba la última escalada, al San Fermo de la Battaglia, con pendientes del 7%. Bennett intercambió ataques con Fuglsang, al tiempo que Vlasov empezaba a pagar el desgaste de energías realizado tras 225 kilómetros en las piernas.


Fuglsang controló los tímidos intentos de Bennett y le fulminó con autoridad a 6,5 kilómetros del final con un ataque que no dio opciones al neozelandés.