Cupes tras borrar más de dos décadas de fracasos apuesta al talento joven

Por: José Adriano Rodríguez

Edwin Espinal es de las Estrellas jóvenes del Cupes

Santiago El Club de los Pepines quiere borrar la marca negativa que tiene en las últimas tres temporadas donde no ha clasificado con records muy negativo y es por esto que puesta al talento joven que ya consiguió un sub-campeonato en el baloncesto Pre Superior este año.


Y es que desde 1995 cuando ganaron su última corona los fanáticos del Cupes y la zona sur de Santiago han centrado sus esperanzas en la nueva directiva del club encabezada por Jean Carlos Rodríguez (Yanki) quien desde temprano trabaja en la conformación del conjunto y ya anunciaron sus refuerzos.


De la mano de los veteranos Osvaldo – Titi – López, Chris -El Chivo- Pérez, además de los jóvenes Breidi Reyes y los nuevos talentos Edwin Espinal, quién llegó vía cambio el año pasado desde la Plaza, Johan Santos, Berni Nova, Jeffry Arias y Aneudy Parra La Malmara de quien se han creado buenas expectativas.


La franquicia del centro de Santiago tienen como uno de sus refuerzos jugador norteamericano John Taylor, un guard de 6”1 de estatura, que ha jugado tanto en la liga nacional de baloncesto con Huracanes e Indios como en el baloncesto de Santiago con el Club Pueblo Nuevo.


John Taylor la pasada temporada con los Indios de San Francisco de Macorís en diez partidos que accionó promedio 10.7 puntos por partidos 2.4 asistencias y 2.5 rebotes, en 24.9 minutos que promedio por partidos.


Cupes en el pre-superior inicio 0-3, luego ganó los 7 restantes de la regular y de la semifinal a Pueblo Nuevo siendo los subcampeones del torneo, solo frenados por los campeones de GUG.


El representativo de los Pepines contrató al capitaleño Vladimir Frías, quien ha sido un trotador a lo largo de la isla, con experiencia al frente de franquicias como el Mauricio Báez, los Indios de San Francisco de Macorís, Moca y entre otros torneos.


El 12 de junio de 1967 fue fundado el equipo Cupes, el cual obtuvo la primera corona disputada en el primer torneo de Baloncesto Superior en 1981. Los verdes se alzaron con el título de aquel inolvidable primer juego, dirigido por el santiagués Ricardo Sánchez.