Denver completa la proeza y manda a casa a los Clippers


Con una fantástica pareja de jugadores como Jamal Murray y Nikola Jokic, los Nuggets no dieron opción a un conjunto angelino en el que la desesperación y frustración

Denver lo ha vuelto a hacer. Tras superar la primera ronda remontando un 3-1 ante Utah Jazz, en las semifinales de conferencia ha hecho lo propio con un ingrediente añadido que le da aún más valor, y es que han derrotado a uno de los favoritos al anillo: Los Angeles Clippers.


Con una fantástica pareja de jugadores como Jamal Murray y Nikola Jokic, los Nuggets no dieron opción a un conjunto angelino en el que la desesperación y frustración hicieron acto de presencia en la segunda parte, justo cuando los de Colorado empezaron a marcar ventajas ante el desacierto de su rival. Murray, recordando al de la serie ante los de Salt Lake City, se iría hasta los 40 puntos. El mago Jokic firmaría un impresionante triple-doble de 16 puntos, 22 rebotes (récord para un jugador de los Nuggets en playoffs) y 13 asistencias. Denver creía mientras los Clippers agonizaban; eso sí, tampoco debieron esperar mucho los de Doc Rivers para saber que su aventura en la burbuja acababa, tal y como explica el 104-89 final.


Los cierto es que los Clippers volvieron a diluirse como azucarillo en café. Al igual que en los dos anteriores encuentros, los californianos empezaron bien y mediado el segundo cuarto llegaron incluso a ganar por 12 puntos. De nada les sirvió. Tras pasar por vestuarios se les hizo de noche. Paul George aseguraba antes del Game 7 que no habían entrado en pánico; y puede que no, pero la realidad es que en el segundo tiempo parecía que ni siquiera habían saltado a la cancha. ¿Momento para sus estrellas? Seguro, pero estas tampoco se presentaron. Kawhi Leonard se quedaría en 14 puntos on 6 de 22 en tiros de campo y Paul George firmaría unos pobres 10 puntos con 4 de 16 en el lanzamiento.


El golpe para los angelinos es tremendo. La temporada se atisbaba para ellos como un cuerpo a cuerpo con los Lakers para ser el actual rey de Los Ángeles. Sin embargo, se han quedado por el camino mientras LeBron James, El Rey con mayúsculas, esperaba ayer relajado a conocer cuál sería su rival en las finales de la Conferencia Oeste. Lo serán los Nuggets, y con todo merecimiento. Mike Malone y sus chicos han llevado a Denver hasta tal ronda de playoffs por primera vez desde 2009 a la vez que han hecho historia. Desde anoche la franquicia de Colorado es la primera que supera dos 3-1 en una misma postemporada; siendo además el tercer equipo profesional que lo consigue en Estados Unidos tras los Kansas City Royals (1985) y los Minnesota Wild (2003).



0-8 en la noche decisiva

Cada vez suena más increíble, pero así es. Los Clippers han disputado hasta la fecha ocho partidos en los que podían sellar su clasificación para las finales del Oeste y nunca han conseguido ganarlo. En esta ocasión, teniendo incluso al MVP de las pasadas Finales, todo hacía indicar que romperían tal gafe. No ha sido así. Los angelinos deberán seguir esperando para romper una barrera histórica que amenaza con ser una leyenda que se cuente de abuelos a nietos.


Rivers, ¿señalado?


Es pronto para conocer el futuro de los Clippers. Salvo enorme sorpresa sus estrellas continuarán –tienen contrato–, pero quizás más dudas se ciñan sobre Doc Rivers. El prestigioso entrenador cayó en una eliminatoria que dominaba por 3-1 por tercera vez en su carrera. La primera de ellas fue en 2003, cuando le ocurrió siendo técnico de Orlando Magic y enfrentándose a Detroit Pistons. Ya en Los Ángeles, en 2015 vio como eran los Houston Rockets los que le mandaban para casa. En la actual campaña se ha repetido la historia con Denver Nuggets. ¿Puede esta serie marcar su futuro en la organización californiana?



Fuente: www.nbamaniacs.com