El tampering pone a la NBA atento a la petición de cambio de Anthony Davis


Anthony Davis y Lebron James Fuente. Sports Illustrated


Lo que faltaba para que el salseo en el caso de Anthony Davis puede escalar hasta límites de la gran pantalla.


La NBA está investigando la petición de traspaso de Anthony Davis, hecha oficial ya por los New Orleans Pelicans. Dos voces de lo más autorizado en los corrillos de la NBA como son Adrian Wojnarowski (ESPN) y Marc Stein (NY Times) se han hecho eco de que la liga está iniciando una investigación acerca de la petición expresa de Davis, a través de su agente, de salir de los Pelicans.


De la investigación, eso sí, no se conoce todavía muy bien en qué está centrada.


“Hemos comenzado una investigación esta mañana al leer las informaciones sobre Anthony Davis. Es un proceso en marcha”, pudo comentar el portavoz de la NBA, Mike Bass, y se hizo eco Marc Stein.


Woj añadía que Davis podría ser multado por la liga dado que él o su agente han aireado su deseo de marcharse de su equipo actual.


Endurecer el ‘tampering’


Los Pelicans, por su parte, en el comunicado oficial en el que reconocían que Davis ha solicitado el traspaso, también instaban a la liga a endurecer las reglas de tampering debido a la influencia que hayan podido tener en la voluntad de Davis de querer marcharse.


Recordemos que se conoce como tampering a toda negociación clandestina (está prohibida por la NBA) o acciones llevadas a cabo para tratar que un jugador con contrato en vigor abandone su actual equipo.


Sin decirlo abiertamente, los Pelicans están dando a entender que lo que LeBron James y los Lakers han llevado a cabo en los últimos tiempos debería ser tasado tampering, y por tanto castigado.


En las últimas semanas, LeBron reconoció que le gustaría compartir equipo con Anthony Davis, y también cenó con el ala-pívot de New Orleans tras el último enfrentamiento Lakers-Pelicans esta temporada.


Ante los cortejos indirectos de LeBron y los Lakers, los Pelicans ya mostraron su disconformidad a la liga de que estas prácticas no estuvieran castigadas. Sin embargo, la liga diagnosticó que no se considera tal actividad, el famoso tampering, cuando es un jugador quien ha tratado de echar el lazo a un jugador de otro equipo. Solo se considera digno de castigo (bajo las reglas NBA actuales) cuando el movimiento llega protagonizado por un directivo; jugadores de campo no cuentan.


Los tiempos de New Orleans


Asimismo, New Orleans dio a conocer en su comunicado que no se sentirán presionados por nadie y que utilizarán sus propios tiempos para traspasar al jugador.


“Hablando de conversaciones de traspaso, lo haremos con nuestros tiempos. Haremos algo que tenga sentido para nuestro equipo y no esté dictado por alguien de fuera de nuestra organización…”.


Todo un guiño envenenado seguramente a Rich Paul, agente de Davis y de LeBron, a quien muchos atribuyen la maniobra de querer juntar a ambos jugadores en los Lakers. Y el dardo también puede ir con destino a la propia franquicia púrpura y oro, claro.


Esto puede resultar más importante de lo que parece en inicio, pues los Pelicans traspasarán a Anthony Davis a donde quieran y, si la relación con los Lakers no es buena de inicio, eso podría complicar la negociación Luisiana-California.


Fuente. NBAmaniac.com

12 vistas