Estrellas del béisbol brillaron en el suelo y no en el cielo. Mira todas las entrevistas.

Tuto TAVAREZ


SANTIAGO.- El sol, conocido como el astro rey, se encargó desde las alturas de iluminar y calentar la Academia de Béisbol Mícalo Bermúdez, debajo grandes luminarias brillaban con su mayor resplandor.


Un escenario donde las estrellas estaban en el suelo y no en el cielo, iluminando una noble causa para los niños que sufren de cáncer.


Esa constelación de grandes beisbolistas, ejemplares militares, solidarios empresarios y simple admiradores.


Mícalo Bermúdez, anfitrión de la actividad, no podía ocultar su felicidad, allí estaban los que son rivales en el terreno, en un gran abrazo de hermandad, conscientes de que la salud de los niños es más importante que todo.


Albert Pujols, quien junto a Mícalo organiza el encuentro, parecía un niño con un juguete nuevo, el cual no podía disimular su regocijo por la gran asistencia al evento.


Además de Albert Pujols, quien pidió que el tradicional encuentro que se hace en diciembre, fuera movido para finales de enero, estaba el toletero de la Mata de Santa Cruz, Nelson Cruz, quien se hizo acompaña de su padre de nombre homónimo y su madre, una respetada educadora.


Allí había una amplia delegación de la razón de ser del evento, los niños con cáncer del Voluntariado Jesús con los Niños.


Fue acogida con gran ovación la presencia del sensacional bateador de los campeones mundiales Nacionales de Washington, Juan Soto, así como el productivo torpedero Jean Segura.


El consentido Robinson Canó todavía reflejando el trabajo arduo de la caminata que hizo en defensa de la No Violencia Contra la Mujer, también apoyo la actividad, que tenía como colofón un partido de softbol en su décima versión.


Con su empinada figura no pasaba inadvertido el dominante relevista Dellin Betances, quien cambia de equipo, pero no de ciudad, ya que se queda en Nueva York, ahora con los Mets.


También fueron aplaudidas las presencias de los jugadores de las Águilas Cibaeñas, Carlos Gómez, Ronny Rodríguez, Wilín Rosario, Francisco Peña, Hansel Moreno y Luis González


Para un equipo de todas luminarias, se necesitaban dirigentes de grandes experiencias y ahí estaban Tony Peña, Chilote Llenas, Rafael Furcal, Leo Sánchez, Joel Peralta y Octavio Dotel.


El convite contó demás del veterano Emilio Bonifacio, con el prometedor jugador Ronald Guzmán.


El Jefe de Estado Mayor, Teniente General Rubén Daría Paulino Sem, así como el Mayor General Ney Aldrin Bautista Almonte, Director de la Policía Nacional.


Los empresarios Arnulfo Gutiérrez, Félix (Felito) García, José Clase, entre otros, dijeron presentes en el encuentro, así como el doctor Ramón Antonio Veras (Negro), el tenista Víctor Estrella y el animador Albert Mena.


El encuentro de softbol quedó iniciado cuando Albert Pujols fue invitado a tirar la primera bola, la cual reciba por Tony Peña y bateada por Mícalo Bermúdez.


Un espectáculo muy disfrutado fue el show que montó el árbitro principal Víctor Guerrero, quien luego de ponchar cantando, lanzamiento que estos poderosos dejaban pasar, hacía un divertido baile para decir que estaba ponchado. Fue auxiliado por Luis Silverio en primera y Julián Peña en tercera.


Protocolo que dirigió Tuty Cordero puso a jugar dos generaciones con Marcelo De Jesús Bermúdez, quien jugó pelota a gran nivel de jovencito y Carlos Gómez (Carlitos) padre del jardinero del mismo nombre.


Al final, tanto Albert Pujols como Mícalo Bermúdez agradecieron el apoyo que recibió la actividad, donde lo que menos importó, fue quien ganó.