Golden State Warriors destrozó a Toronto Raptors en el tercer cuarto y empató la final de la NBA.


A pesar de un comienzo difícil, se impuso por 109 a 104 e igualó 1 a 1 la serie decisiva. Vuelven a enfrentarse el miércoles en Oakland, California.


Golden State Warriors, con un parcial inicial de 18-0 en el tercer cuarto y un triple de Andre Iguodala a falta de 5,9 segundos, remontó 109-104 un partido que se le había puesto muy cuesta arriba ante Toronto Raptors e igualó 1-1 la final de la NBA. 


Los Warriors, campeones los dos últimos años, se recuperaron de la derrota en el estreno de la serie y de una primera mitad irregular para dar vuelta el resultado con un decisivo 34-21 en el tercer período.

El tercer encuentro de la serie se disputará este miércoles en Oakland, California.


A pesar de sufrir molestias físicas, Stephen Curry fue una de las figuras del vencedor, con 23 puntos. En tanto, Klay Thompson se marchó a casi 8 minutos del cierre, lesionado, pero le alcanzó para ser el máximo anotador de la noche, con 25 tantos. Y Draymond Green aportó una planilla pareja: 17 puntos, 10 rebotes y 9 asistencias.

Kawhi Leonard estuvo demasiado solo en el local. Sus 34 tantos y 14 rebotes no encontraron apoyo en el resto del plantel de Toronto, en el que solo el base suplente Fred VanVleet se acercó con 17 puntos.


Ante la atenta mirada de Barack Obama, el trámite comenzó tal como se había desarrollado el primer partido: los Raptors manejaron el ritmo gracias a la gran actuación de Leonard y a una defensa sofocante.


Tras un primer parcial de 27-26, los dueños de casa pisaron fuerte en el segundo cuarto y llegaron a adelantarse por una máxima diferencia de 12 puntos (47-35). Pero entonces todo cambió.


Curry, que hasta entonces se había mostrado incómodo, con dolencias físicas y apagado, se reencontró consigo mismo. Y Golden State respiró. El armador anotó su primer tiro de campo a tres minutos y medio del descanso y terminó la primera mitad con 16 tantos para acercar a cuatro a los suyos. El 59-54, de todas maneras, parecía demasiado benevolente para los Warriors tras ser muy inferiores a sus rivales.


El repunte se agudizó en el tercer cuarto. Con un parcial de 18-0, se pusieron por delante en el resultado y estiraron su ventaja hasta las 13 unidades. Del 35-47 al 72-59, en un abrir y cerrar de ojos, aunque el período se cerraría con una escueta brecha: apenas 8 tantos.


Toronto se mantenía en partido. Ni siquiera los dos triples que Quinn Cook acertó de manera consecutiva habían sepultado las ilusiones de los Raptors. A falta de 27 segundos, un tiro de larga distancia de Danny Green los acercó a dos puntos: 106 a 104.


Pero, cuando quedaban 7 segundos, Andre Iguodala decidió el partido con un triple.


"Ellos comenzaron muy bien, intensos en ataque y seguros en defensa, pero poco a poco fuimos encontrando nuestro mejor ritmo, que llegó en el tercer cuarto para luego mantener la compostura en la recta final del partido", valoró Curry. "La defensa que hicimos en el tercer periodo y en el cuarto fue la clave de la victoria".

El estado físico de Klay Thompson (lesionado en los isquiotibiales de la pierna izquierda), Kevon Looney (golpe en el pecho) y Kevin Durant (distensión en el gemelo derecho, no juega desde el 8 de mayo) serán los interrogantes para los Warriors con vistas al partido del miércoles.

"Ahora tenemos varios días para descansar, recuperar fuerzas y volver a nuestra cancha con el triunfo que queríamos conseguir", concluyó el base de Golden State.


Mira el resumen

Fuente: AFP


Fuente: www.clarin.com