Houston Rockets sufrió, pero ganó a Oklahoma y avanzó a segunda ronda en otro final lleno de drama.



Por Agustín Aboy @AboyAgustin

Los de Texas se impusieron por 104-102 en un partido que fueron controlando por poco margen durante gran parte de la noche pero que casi se les escapa en el final. James Harden, con un tapón sobre el rookie Lu Dort, terminó alto un partido que lo tuvo con un rendimiento muy bajo.


Houston Rockets sufrió, pero le ganó a Oklahoma City Thunder y avanzó a la segunda ronda en otro final lleno de drama


Los de Texas se impusieron por 104-102 en un partido que fueron controlando por poco margen durante gran parte de la noche pero que casi se les escapa en el final. James Harden, con un tapón sobre el rookie Lu Dort, terminó alto un partido que lo tuvo con un rendimiento muy bajo.


Concluyó la primera ronda de los Playoffs y, si Denver Nuggets y Utah Jazz habían tenido dramatismo en su séptimo partido, Houston Rockets y Oklahoma City Thunder no quisieron ser menos. Los texanos vencieron por 104-102 en un partido de desarrollo parejo, con Houston al frente casi toda la noche pero sin poder dominar en el juego y con un cierre en el que la presión le jugó una mala pasada a ambos, pero en el que un James Harden de pésimo partido terminó siendo un salvavidas para los de Mike D'Antoni, que ahora serán rivales de Los Angeles Lakers en la segunda ronda de la Conferencia Oeste.


Para hablar del partido podemos empezar por Harden. La Barba, el máximo anotador de la NBA en cuatro de las últimas seis temporadas y de hecho el máximo anotador de esta serie en los primeros seis encuentros por mucha diferencia (31,7 puntos por partido) tuvo unos primeros 36 minutos de terror en el séptimo encuentro: 13 puntos, 6 asistencias y 4 pérdidas, con 2-12 de campo. Pero en el último cuarto se enfocó, se recuperó, anotó 4 puntos y repartió 3 asistencias (que puede no parecer tanto pero fue casi todo de los 19 puntos de los Rockets en el período final) y le puso un tapón clave a Luguentz Dort cuando el rookie se disponía a anotar un triple para poner a OKC al frente con dos segundos por jugar.


También tenemos que hablar de Dort. Un chico de 21 años que no fue elegido en el último Draft, que se abrió paso en OKC Thunder con un contrato dual y que terminó siendo uno de los dos jugadores más importantes del equipo de Billy Donovan en el último partido de la temporada: ¡30 puntos! con 6-12 en triples aprovechando el espacio que le daba Houston y una gran tarea defensiva sobre Harden, aunque terminó algo empañada con un error en el que le regaló un triple a Covington en el último cuarto por ocuparse demasiado de La Barba. Se pueden decir dos cosas de Dort después de este partido: que está lleno de energía y que lo único que no tiene es miedo.


También hizo un buen partido que no alcanzó Chris Paul: a los 35 años el base se despachó con un triple-doble de 19 puntos, 11 rebotes y 12 asistencias (décimo jugador en la historia en lograr un triple-doble en un séptimo partido) y fue la llave para que Oklahoma, que había estado atrás casi todo el encuentro, empiece el último cuarto con un parcial de 14-6 para ponerse al frente e ilusionarse con una victoria que no se dio: esta vez le faltó hacer su magia en los minutos del clutch, donde quedó lejos de lo del sexto partido.



¿Qué fueron los Rockets antes de que aparezca un poco Harden? Se sostuvieron con un correcto Russell Westbrook (20 puntos con 9-20 de campo y 9 rebotes), triples de Eric Gordon (21 puntos con 5-9 desde el perímetro) y un Robert Covington que fue un pilar en los dos costados de la cancha (21 puntos, 10 rebotes, 3 tapones, 3 robos, 6-11 en triples). Los de D'Antoni achicaron casi a la mitad su cantidad de pérdidas respecto al partido anterior (de 22 a 12) y con muchos triples (17 anotados en 49 intentos) se hicieron con la victoria.


En Oklahoma, además de Dort y CP3, Shai Gilgeous-Alexander tuvo una noche correcta con 19 puntos (6-11 de campo) y 4 asistencias, Dennis Schroder aportó 12 puntos desde el banco aunque estuvo peleado con el aro (5-17 de campo, 2-6 en triples) y volvieron a quedar en muy poco Steven Adams (10 puntos y 9 rebotes) y Danilo Gallinari (4 tantos y 9 rebotes con 0-3 en triples), dos piezas que mayoritariamente tuvieron un rendimiento flojo en la serie. Oklahoma estuvo muy preciso desde el perímetro (16-34) pero tuvo como un factor en contra la gran cantidad de pérdida de balones (21).b


Fuente: es.nba.com