Joely Rodríguez relevista del año en Japón; Xavier Batista suspendido.


Joely Rodríguez

JAPON.- La campaña 2019 de la NPB, que culminó esta semana con el triunfo de SoftBank en la Serie de Japón, nos dejó una cantidad de historias y anécdotas que quedarán grabadas por siempre en la memoria colectiva del béisbol nipón.


 Del increíble éxito que disfrutaron varios jugadores latinos a las pesadillas de otros que fueron expulsados de la liga, pasando por la confirmación de SoftBank como la nueva dinastía del circuito y el nuevo récord de asistencia establecido por el mismo, a continuación compartimos con ustedes las historias más importantes del año.

El gran éxito de los jugadores latinos


La temporada 2019 de la NPB no fue la más exitosa de la historia para los jugadores latinos, pero sí la segunda más importante de la que se tenga registro.


El puertorriqueño Neftalí Soto ganó los títulos de jonrones (43) y empujadas (108) de la Liga Central, mientras que el dominicano Joely Rodríguez se alzó con el premio al relevista del año en el mismo circuito luego de liderarlo con 44 hold points.


 Por si eso fuera poco, el cubano Alfredo Despaigne quedó segundo en jonrones en la Liga del Pacífico con 36, su compatriota Dayán Viciedo fue segundo en promedio en la Liga Central con .315 y el dominicano Rafael Dolis fue segundo en salvados en ese mismo circuito con 19.


 El año fue particularmente bueno para los relevistas hispanos, con 6 de ellos superando las 40 apariciones, algo que ocurrió por primera vez en la historia de la NPB. Los 6 lanzadores en cuestión fueron el venezolano Edwin Escobar (74), los dominicanos Gerónimo Franzua (67) y Joely Rodríguez (64), el cubano Liván Moinelo (60), el dominicano Rafael Dolis (56) y el cubano Raidel Martínez (43).


Todavía falta por conocer a los ganadores de los Guantes de Oro y a los miembros del Equipo Ideal de cada liga, por lo que este listado de éxitos, que ya es bastante bueno, todavía podría mejorar.

La pesadilla del dopaje y la indisciplina


Xavier Batista

La nota negativa del año para los caribeños que ven acción en el béisbol japonés fueron los positivos del mexicano Joey Meneses y el dominicano Xavier Batista en pruebas antidopaje y la auto-expulsión del venezolano Yangervis Solarte de la liga.


Meneses, lamentablemente, dio positivo por el esteroide estanozolol, razón por la cual fue suspendido por un año por la liga y fue despedido inmediatamente por su equipo, Búfalos de Orix, por lo que la suspensión inicial, en efecto, se convirtió en un veto de por vida.


Hasta ahora, ningún jugador que ha dado positivo por esteroides en la historia de la NPB y ha sido despedido por su club ha podido regresar a jugar en la liga, por lo que lo más probable es que el jugador azteca corra con la misma suerte.


Batista, por el contrario, dio positivo por hidroxi-clomifeno, una sustancia que acompaña a los esteroides, pero no es propiamente uno de ellos. Debido a esa diferencia, recibió una suspensión de sólo 6 meses y su equipo, Carpas de Hiroshima, todavía lo no ha despedido, aunque podría hacerlo en cualquier momento.


Esta es la primera vez desde la campaña 2008 que 2 latinos dan positivo en pruebas antidopaje en la NPB en un mismo año.


Por si eso fuera poco, el venezolano Yangervis Solarte fue despedido de los Tigres de Hanshin por no querer reportarse al equipo mayor cuando fue llamado, razón por la cual no podrá regresar a la NPB en el futuro.

La peor falta que cualquier pelotero puede cometer en la NPB es la indisciplina y luego de mostrarla de una manera tan contundente, difícilmente otro conjunto japonés se atreverá a ofrecerle un contrato en el futuro.


La confirmación de SoftBank como la nueva dinastía de la NPB


 Las Halcones de SoftBank barrieron a los Gigantes de Yomiuri 4-0 esta semana para capturar su tercer título de la Serie de Japón consecutivo, su quinto en 6 años y su sexto en 9 años, por lo que han reafirmado su estatus de la tercera mayor dinastía del béisbol japonés.


 Sólo los superan los Gigantes de Yomiuri, quienes ganaron 9 Series de Japón consecutivas entre 1965 y 1973 y poseen 22 títulos en sus vitrinas, y los Leones de Seibu, quienes conquistaron 8 coronas entre 1982 y 1992 y acumulan 13 en total.


SoftBank no sólo capturó la décima Serie de Japón de su historia sino que además promete seguir sumando títulos en los próximos años debido a la excelente forma en la que está organizada la franquicia, al increíble talento que sigue produciendo su cantera y al poder económico que le permite seguir contratando a los mejores agentes libres del mercado.


Por si eso fuera poco, esta década se dio el lujo de “barrer” los 6 equipos de la Liga Central en la Serie de Japón, luego de superar 4-3 a los Dragones de Chunichi en 2011, 4-1 a los Tigres de Hanshin en 2014, 4-1 a las Golondrinas de Yakult en 2015, 4-2 a las Estrellas de DeNA en 2017, 4-1 (con un empate) a los Carpas de Hiroshima en 2018 y ahora 4-0 a Yomiuri en 2019.

El deterioro del pitcheo abridor


Otra de las historias más importantes de la temporada 2019 de la NPB fue el deterioro del pitcheo abridor en ambos circuitos, que no llegó por sorpresa sino que simplemente confirmó una tendencia que se venía observando en los últimos años.


 En la Liga del Pacífico, sólo 6 lanzadores reunieron el número de entradas suficientes para calificar al título de efectividad, mientras que en la Liga Central fueron apenas 9. En comparación, esas cifras quedaron en 12 y 14, respectivamente, en 2015.


Adicionalmente, los Leones de Seibu ganaron el título de la Liga del Pacífico este año a pesar de registrar la peor efectividad del circuito (4.35), lo que quiere decir que capturaron la corona a punta de batazos y no de buen pitcheo, como solía ser la norma hasta hace poco.


Como si eso no fuera suficiente, el comité de selección del Premio Sawamura decidió no entregar el galardón este año debido a que no encontró un candidato digno se recibir ese honor. Varios lanzadores registraron buenos números, pero ninguno de ellos sobresalió por encima del resto, razón por la cual el trofeo no fue entregado. 

Las razones de este declive parecen ser varias. La fuga de talento hacia las Grandes Ligas le ha quitado a la NPB varios de sus mejores lanzadores y eso, sin duda, se ha hecho notar con el tiempo.


Las lesiones también están influyendo, así como la calidad en general de los abridores disponibles, que ya no parece ser la mejor, pero quizás el mayor problema sea el cambio de mentalidad de los managers.


Gracias al éxito reciente del pitcheo relevo, los dirigentes ya no están perdiendo tiempo a la hora de sacar a sus abridores del juego si están mostrando señales de cansancio o de dudas sobre el montículo. Eso dificulta mucho que al final éstos puedan reunir las entradas suficientes para calificar al título de efectividad.


El nuevo récord de asistencia de la NPB


Para finalizar, no queremos dejar de resaltar el nuevo récord de asistencia que impuso la NPB esta temporada, luego de atraer un impresionante total de 26.536.962 de fanáticos a sus estadios.


Su asistencia promedio por partido (30.929), de hecho, superó por segundo año consecutivo a la de las Grandes Ligas (28.199), lo que confirma la buena salud que posee actualmente el circuito en ese departamento.


Dos conjuntos, los Tigres de Hanshin y los Gigantes de Yomiuri, superaron los 3 millones de espectadores esta campaña, mientras que los Halcones de SoftBank, los Carpas de Hiroshima, las Estrellas de DeNA y los Dragones de Chunichi excedieron los 2 millones.


Incluso el peor equipo en asistencia de la liga, los Marinos de Lotte, superó en asistencia total (1.665.891) a nada menos que 8 clubes de la MLB, a pesar de haber disputado 9 partidos menos que ellos.


El crédito de todo este éxito lo tienen los clubes japoneses, que de verdad han realizado un trabajo excepcional atrayendo a los fanáticos a sus parques en los últimos años y lo mejor de todo esa asistencia no promete sino seguir creciendo en el futuro inmediato.

0 vistas