Juan Marichal, 1er. no hitter a casi 56 años de este hecho historico.


Superar es necesario. Seguir adelante es esencial. Mirar hacia atrás es perder el tiempo. Si el pasado fuese bueno se llamaría presente.” Anónimo


Cuando Lee Richmond, del Worcester y John Ward, del Providence, lanzaron los primeros juegos perfectos en la historia del béisbol, contra Cleveland y Búfalo, los días 12 y 17 de junio de 1880, sólo se percataron que habían hecho un gran trabajo, nada para los grandes titulares de los pocos medios impresos. Un par de palmadas en la espalda y ¡Bravo muchachos!.


La introducción viene al caso, porque un día como hoy, hace 56 años, Juan Antonio Marichal Sánchez, con el uniforme de los Gigantes de San Francisco le tiró un juego sin hits, ni carreras, a los Colts 45 de Houston que lo convirtió en el primer lanzador latino en lograr esta proeza en las Grandes Ligas.


El partido fue celebrado el sábado 15 de junio de 1963 en el Candlestick Park de San Francisco, y Marichal se cubrió de gloria al ganar con marcador de 1-0, donde hizo un total de 89 pitcheos ante 18,869 fanáticos en un choque que duró una hora y 41 minutos.


El rival de Juan fue el derecho Dick Drott, quien fue un digno rival del dominicano. A Drott apenas le conectaron tres hits y otorgó tres boletos.


La carrera de los Gigantes se produjo en la octava entrada, cuando el antesalista Jim Davenport disparó doble (12) por el prado izquierdo, Mateo Alou, de emergente por José Antonio Pagan se ponchó. Marichal elevado al bosque izquierdo y el intermedista Chuck Hiller disparó doble (2) que remolcó a Davenport.


El trabajo de Marichal: BE 29, IP 9.0, HP 0, CL 0, BB 2, K 5, puso su récord en 10-3 y 2.52 de efectividad.


Alineación Colt 45: Ernie Fazio, 2B (3-0); Brock Davis, CF (4-0); Bob Aspromonte, 3B (2-0); Carl Warwick, RF (3-0); Rusty Staub, 1B (3-0); Al Spangler, LF (2-0); Bob Lillis, SS, (3-0); John Bateman, C (3-0); Dick Drott, P (2-0); Pete Runnels, PH (1-0); Johnny Temple, PH (1-0).


Alineación Gigantes: Chuck Hiller, 2B (3-1, 1 CE); Felipe Alou, RF (4-0); Willie Mays, CF (3-1); Willie McCovey, LF (2-0); Orlando Cepeda, 1B (3-0); Ed Bailey, C (3-0); Jim Davenport, 3B (3-1, 1 CA); José Pagán, SS (1-0); Juan Marichal, P (3-0); Mateo Alou, PH (1-0).


El segundo no hitter para un pitcher latino tuvo que esperar 13 años, cuando el puertorriqueño John Candelaria de los Piratas de Pittsburgh venció 2-0 a los Dodgers el 9 de agosto de 1976.


En 1938, Johnny Vander Meer, de los Rojos de Cincinnati, asombró al béisbol de las Grandes Ligas, al lanzar su segundo juego consecutivo sin hits, ni carreras, al derrotar a los Dodgers 6×0, mientras Brooklyn jugó el primer encuentro nocturno en el Ebbets Field. Ante 38,748 aficionados incluido al espectador Babe Ruth. Vandy ponchó a siete bateadores y caminó a ocho, incluidos tres de ellos en el noveno acto.


Twitter: @bienvenidorv


Fuente: www.diariolibre.com