Los Clippers ahogan a los Nuggets y se colocan a una victoria de hacer historia

GUILLE ÁLVAREZ - Periodista

Kawhi Leonard, con 30 puntos, 11 rebotes, 9 asistencias, 4 robos de balón y 2 tapones lo hizo todo para el conjunto de L.A.
Kawhi Leonard, con 30 puntos, 11 rebotes, 9 asistencias, 4 robos de balón y 2 tapones lo hizo todo para el conjunto de L.A.

Los Angeles Clippers allanaron su camino hacia las Finales de la Conferencia Oeste tras dar un auténtico recital defensivo contra los Denver Nuggetsy poner el 3-1 en la eliminatoria con una victoria por 85-96. Kawhi Leonard, con 30 puntos, 11 rebotes, 9 asistencias, 4 robos de balón y 2 tapones lo hizo todo para el conjunto de L.A.


Con su líder enchufado al 100% y mucho compromiso colectivo, los angelinos se sitúan a un partido de hacer historia: la franquicia jamás ha participado en la siguiente ronda en unos playoffs en sus 49 años de historia. Por su parte, y tras quedarse desnudos en ataque, los Nuggets deberán cambiar el chip si quieren sobrevivir un par de noches más en la burbuja.


Tan solo Nikola Jokic dio la cara en la contundente derrota y finalizó con sus números habituales: 26 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias. Tampoco estuvo fatal Jamal Murray, que despertó tras una primera mitad nefasta y arregló su casillero con 18 tantos y 7 asistencias en un pobre 6 de 15 en tiros de campo.


Hasta seis jugadores de L.A. se fueron hasta los dobles dígitos, con Montrezl Harrell (15) y Lou Williams (12) a la cabeza. Para los Clippers, el banquillo es una mina de oro. Aunque no fue una noche especialmente buena en ataque para ninguno de los dos equipos (41,8% TC; 28,6% 3P para los angelinos), el esfuerzo defensivo les bastó a los pupilos de Doc Rivers para dejar a los Nuggets con la peor anotación desde el reinicio de la NBA en la burbuja Disney.


El revés fue notable y patente desde el arranque de partido, cuando Los Angeles dejó al rival en unos míseros 12 puntos en el primer cuarto (12-26). Denver contestó con un parcial de 28-22 en el segundo tiempo, pero los Clippers se dedicaron a gestionar con frialdad y cabeza el resto de un partido con poca historia –que tuvo un final especialmente largo por culpa de los tiempos muertos, las constantes revisiones de los árbitros y la pobre calidad del juego ofensivo de ambos equipos–.


“A nadie le importa, no es nuestro objetivo”, comentó Rivers sobre el triunfo y la reacción de su equipo tras un partido lento y aburrido. “Todavía no hemos hecho nada”.


Fuente: www.mundodeportivo.com

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo