Marcus Smart, Jayson Tatum corazón celta dieron el golpe. Boston Celtics eliminó a Toronto Raptors.


Jayson Tatum y el corazón celta dieron el golpe_

Por tercera vez en estos Playoffs tuvimos un séptimo partido y por tercera vez este terminó definiéndose en el cierre, no fue muy bien jugado y si fue muy emocionante. Boston Celtics le ganó por 92-87 a Toronto Raptors en un encuentro vibrante en el que el talento ofensivo de Jayson Tatum y las múltiples capacidades de Marcus Smart, incluyendo su corazón gigante, le dieron la ventaja al conjunto dirigido por Brad Stevens, que de esta forma regresa a la definición de la Conferencia Este tras haberse ausentado en 2019 y queda a apenas un paso de las Finales de la NBA.


Si, fue un encuentro de porcentajes bajos (40,7% de campo para los Celtics, 41,3% para los Raptors, menos de 30% en triples para los dos equipos) y un último cuarto de bajo score (20-16 para Boston) en el que los errores de las estrellas fueron causa común, pero los Celtics terminaron llevándose algo de justicia por haber sido el equipo con un dominio más prolongado durante la serie, una serie que bien podrían haber tenido dominada con ventaja de 3-0 pero en la que terminaron dependiendo de que un tapón de Marcus Smart a Norman Powell no deje el séptimo partido empatado con menos de un minuto por jugar, en un territorio de clutch que sin dudas le había sentado mejor a Toronto y su experiencia de campeón hasta el momento.


Sin haber estado en un nivel estratosférico, Tatum marcó la diferencia en varios momentos y fue el jugador por el que Boston tuvo varias ventajas de siete u ocho puntos en el partido (llegaron a liderar por doce tantos en el primer cuarto). El alero de 22 años confirmó su estatus de estrella al firmar este partido de 29 puntos, 12 rebotes, 7 asistencias y 4-8 en triples en un escenario así, un séptimo encuentro para definir una serie. El único jugador más joven que él en hacer algo así había sido Kobe Bryant con 21 años en las Finales del Oeste del 2000 (25 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias).


Pero si Boston ganó fue porque Toronto quedó en 87 tantos. Y todo se construyó desde la defensa, más allá de la pésima noche de Pascal Siakam (otra más en la serie) y de que esta vez Kyle Lowry, quizá ya demasiado desgastado, no la pasó muy bien en cancha. Los Celtics robaron 12 balones, llevaron a los Raptors a tener 18 pérdidas de balón, anotaron 31 puntos tras pérdidas y tuvieron como baluarte a su jugador miembro del quinteto defensivo ideal de la NBA: Marcus Smart. 16 puntos, 6 asistencias y 3 robos en 43 minutos, haciendo que quede olvidado su 2-10 en triples y jugando como un verdadero veterano a los 26 años.



Además Jaylen Brown sumó 21 puntos, tomó ocho rebotes y robó cuatro balones, compensando lo mal que la paso con los triples (1-7) al igual que Kemba Walker (también 1-7), que tuvo otra noche discreta en la serie pero sus 14 puntos y 4 asistencias con 5-16 de campo dentro de todo sirvieron frente a una noche negra del banco de los de Stevens: apenas siete puntos sumados entre los sustitutos, una muestra de lo corto que queda la rotación sin Gordon Hayward (que ya salió de la cuarentena, estuvo tirando al aro en la previa del partido y parece que está cerca de regresar). Tatum y Walker jugaron 44 minutos, Smart y Brown 43, y si Theis jugó 23 y no llegó a 30 fue por sus problemas de faltas (terminó descalificado con seis).


Los Celtics pudieron salir inmunes de una noche en la que no solamente estuvieron pésimos con los triples (9-38, 23,7%) sino también con los tiros libres (13-23, 56,5%), que podrían haber costado la temporada si Toronto fallaba un poquito menos.


MÁS | Denver Nuggets logró una remontada de 16 puntos y le ganó el quinto partido de la serie a LA Clippers


Por el lado de los Raptors, fue un partido más de una serie en la que jugaron muy mal, demasiado por debajo de lo que había sido su rendimiento en toda la temporada, y aún así, a puro coraje, estuvieron con chances de ganar hasta en el minuto final de una serie que tuvo 346 minutos de básquet de pura intensidad.


Fred VanVleet, el que mejor funciona en la anarquía ofensiva, fue el mejor de los de Nurse en el partido con sus 20 puntos (4-9 en triples) y 6 asistencias. Serge Ibaka contribuyó bastante desde el banco, más que nada en ofensiva, con 14 tantos y 8 rebotes. Kyle Lowry cerró con una planilla apagada de 16 puntos, 6 rebotes, 4 asistencias, 3 pérdidas y 5-15 de campo, aunque en el último cuarto casi impulsa una remontada (y también terminó fuera por seis faltas, sin poder estar en cancha en el último tiro de los Raptors para buscar una prórroga).


Si Siakam estaba en el debe, este partido terminó de dejar esa sensación en una postemporada del camerunés que mostró una regresión respecto a la de 2019 en la que fue de escudero de Kawhi Leonard: el titular en el último All-Star metió 13 puntos y tomó 11 rebotes, pero perdió cinco balones, tomó muchas decisiones erróneas y nunca terminó de asimilar su rol de primera opción de ataque. Marc Gasol, con 5 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias, tuvo un +/- de -19 y Nurse optó por tenerlo en cancha apenas 13 minutos del primer tiempo y solamente seis de la segunda parte, en la que Norman Powell (11 puntos y 3 rebotes) fue el que acompañó mayoritariamente a Lowry, VanVleet, OG Anunoby (4 puntos y 7 rebotes, 1-3 de campo) y Siakam en cancha.


Se acabo la defensa del campeonato y se vienen unos meses intensos e interesantes para Toronto en el mercado, ya que expiraron los contratos de Gasol, VanVleet e Ibaka, tres piezas del título de 2019. Los últimos dos seguramente saldrán al mercado a precio muy alto, más que nada FVV, y renovaciones caras sacarían a Toronto del juego para un mercado de 2021 en el que se rumorea que la franquicia canadiense está interesada en hacerse con Giannis Antetokounmpo como agente libre.


La serie entre Boston Celtics y Miami Heat, los preclasificados #3 y #5 de la Conferencia Este, empezará el próximo martes 15 de septiembre. Curiosamente será la primera vez en la historia de las Finales de la Conferencia Este en la que ni el equipo de mejor récord de fase regular (Milwaukee Bucks en esta temporada) ni su escolta (Toronto Raptors) estarán presentes en la definición por un lugar en las Finales de la NBA. En realidad la última vez de algo así en el Este fue en 1969, con un Boston que llegaba tercero y un New York que llegaba cuarto, pero en ese entonces la NBA tenía "divisiones", no "conferencias", y solamente clasificaban cuatro equipos por lado a los Playoffs en una liga de apenas 14 franquicias.



Fuente: ar.nba.com