Miami tienen 2-0 a Boston e historia a su favor. Gritos e insultos en el vestuario tras la derrota.


Miami quema a Boston y se pone 2-0 en la final de la Conferencia Este

El Miami Heat puso la serie de la Final del Este 2-0 a su favor luego de vencer a los Boston Celtics 106-101 en el Juego 2 celebrado el jueves.


El triunfo, además de colocar al Heat en un selecto grupo, tiene una conotación estadística que no hay que dejar de lado.


Primero: El Heat, como sembrado 5 se unió a los Houston Rockets de la 1994-95 (sembrado 6) como los únicos equipos colocados en la quinta o menor siembra que toma una ventaja de 2-0 en la serie Finales de Conferencia (desde que comenzó la siembra en 1984). En aquella ocasión los Rockets le ganaron a los San Antonio Spurs en 6 juegos en las Finales de Conferencia y luego barrieron al Orlando Magic en las Finales, según la investigación de ESPN Stats & Info.


Segundo y quizá lo más preocupante para los Celtics es que el Heat tiene marca de 16-0 en serie de eliminación al mejor de 7 cuando lidera 2-0 (incluida esta postemporada). Mientras que Boston registra 2-15 en la serie cuando van perdiendo 2-0 (sólo ganó la primera ronda de la Conferencia Este en 2017 y las Finales de la NBA de 1969).


La proeza del Heat tiene también un mérito aparte, pues es el tercer equipo en superar un déficit de más de 14 puntos en cada uno de los primeros 2 juegos de una serie de playoffs desde 1997, mientras que para Celtics fue la cuarta derrota en esta postemporada cuando lidera por más de 10 puntos en cualquier momento del juego. Eso lo pone empatado con los LA Clippers para la mayor cantidad de derrotas en esta postemporada, y está empatado en la segunda mayor cantidad de derrotas en una postemporada desde 1997. El único equipo con más son los Spurs en la 2002-03, con 5.


Se rompen los Celtics


El vestuario de los Celtics explotó después de la segunda derrota en la final de la Conferencia Este frente a los Heat. Algunos periodistas que cubren la información de la NBA en la burbuja de Disney World aseguran que hubo gritos e insultos entre los jugadores de Boston, que se encuentra a dos derrotas de la eliminación.


Uno de los más indignados fue Marcus Smart, que dijo a sus compañeros: "Estáis todos metidos en esta mierda". Después salió del vestuario y se dirigió al hotel de concentración sin atender a los medios de comunicación. Los jugadores que sí hablaron ante los medios restaron importancia a ese hecho. "Por eso queremos a Marcus. Juega con pasión, tiene mucho ímpetu.


Necesitamos eso. Hay idas y venidas en todas las familias, pero nos aceptamos tal y como somos. Tenemos que usar su empuje y añadirlo en el tercer partido", aseguró Jaylen Brown.


Algunos periodistas han llegado a hablar incluso de lanzamiento de objetos. "No fue nada", quitó hierro Kemba Walker mientras que la estrella Jayson Tatum explicó que "no fue nada fuera de lo normal. Tan sólo hablábamos del partido".


El entrenador Brad Stevens reconoció que hubo momentos complicados: "Los chicos estaban tensos después de un partido duro, una derrota dura".


Enes Kanter salió a tratar de calmar las aguas en las redes sociales. El pívot turco aseguraba que había "demasiados rumores de mierda por ahí. Este grupo de chicos es uno de los mejores en los que he estado. Nadie puede separar a nuestra familia".


Los Celtics tendrán que recuperarse en la pista si quieren tener opciones de remontar el 2-0 y alcanzar la final de la NBA. Pero lo más importante será que reconstruyan un vestuario que ahora parece destrozado.



Fuente: www.marca.com y www.espn.com.do