Tigres y César Valdez sacan sus garras ante Águilas y se van delante en la única plaza disponible.


SANTO DOMINGO.— Por fin, gracias al lanzador César Valdez, hay sonrisas en el camerino de los Tigres del Licey, luego de detener una racha de cinco derrotas al vencer a las Águilas Cibaeñas siete carreras por cuatro, un triunfo que los deja solos en el segundo lugar del round robin de la pelota invernal dominicana.


Tigres (8-8) y Águilas (7-9) llegaron al partido igualados en la segunda posición. En la pelea por quién se quedaba en solitario, las garras felinas estuvieron más afiladas esta vez, luego de anotar sus siete vueltas, su mismo total de carreras en su cadena perdedora de cinco duelos, que incluyó dos blanqueadas y un partido de una sola carrera. En ese tramo el conjunto fue sobreanotado 31-7, además dispararon 29 indiscutibles y su pitcheo toleró 53 y a la defensa pifiaron ocho veces; un renglón en el que erraron cuatro veces en este duelo contra las Águilas, disputado la noche de este lunes en el Estadio Quisqueya-Juan Marichal.


Valdez lanzó poco más de siete entradas para colocar su récord en esta fase en 3-0. Era el lanzador que necesitaban los Tigres, pues su pitcheo abridor va en picada y así arrastraba al equipo. En seis episodios y un tercio permitió ocho inatrapables, dos carreras, una limpia, un boleto y siete ponches. Su rival, Jonathon Niese (1-1), quien cargó con la derrota resistió por una entrada y dos tercios, permitiendo cinco hits, cuatro vueltas, todas limpias y cedió un boleto. Cuando Valdez terminó su labor, levantó su gorra en señal de reverencia a una gradería azul, que puso a tope el Quisqueya, sin descontar a los de las Águilas. En su camino al dugout habló a las gradas de forma retadora y según versiones alegó que “en mi casa no”.


Eso sí, hubo que convencer al lanzador de alguna manera para que retornara a encabezar la rotación abridora azul.


Los dos equipos presionaron con carreras en las primeras dos entradas, pero luego Valdez afinó y mantuvo en control la ofensiva de las Águilas que venía con una racha de tres triunfos.


La defensa, que si bien cometió cuatro errores, atinó en momentos apremiantes en especial cuando las Águilas tenían bases llenas, momento en el que llegaron dos doble matanzas.


Las Águilas abrieron la pizarra con una carrera en el primer episodio. El cubano Rusney Castillo comenzó con sencillo por la antesala y llegó a segunda por error en tiro del defensor de esa posición, Donovan Solano. Ramón Torres se sacrificó de pitcher a primera y Castillo avanzó a tercera. Rangel Ravelo fue boleado y Jordan Patterson conectó un doble al prado derecho que remolcó a Castillo. Valdez se manejó con fortuna luego de dominar a Carlos Gómez, quien bateó para doblematanza salvadora por tercera base, donde Solano tiró al plato donde el receptor Michael de la Cruz hizo out a Ravelo, en la acción Patterson se fue a tercera y De la Cruz lo puso out con un disparo a Solano.


El Licey tomó la delantera en el cierre del episodio con dos vueltas. Erick Aybar comenzó con sencillo al prado derecho; Sócrates Brito falló con jugada forzada de primera a short. Aybar fue puesto out; Brito quedó en primera y robó la segunda. Jorge Bonifacio fue boleado y Hanley Ramírez conectó un doble al prado derecho que remolcó a los corredores para poner el juego 2-1.


En el segundo, Ronny Rodríguez se embasó por error de Sergio Alcántara y llegó a segunda. Wilín Rosario disparó sencillo al prado derecho que dejó hombres en las esquinas. Francisco Peña siguó con sencillo al central y anotó Rodríguez para igualar el partido 2-2.


En el segundo, el Licey volvió a tomar la delantera. Solano abrió con sencillo al shortstop. De la Cruz disparó un doble al prado derecho. Sergio Alcántara falló de tercera a primera. Emilio Bonifacio falló de short a primera, pero impulsó a Solano. Aybar disparó sencillo al central y remolcó a De la Cruz para poner el juego 4-2.


Dos más llegaron para el Licey en el cuarto. La entrada la comenzó el relevista Manuel Flores, quien entró por Yordy Cabrera. S. Alcántara comenzó con sencillo al prado derecho y anotó por triple de E. Bonifacio por el prado derecho. Cesilio Pimentel entró a lanzar por Flores a enfrentar a Aybar, quien conectó elevado de sacrificio que remolcó a Bonifacio.


En el sexto, el Licey marcó su séptima vuelta ante José Domínguez, que entró por Michael Devine. Después de un out, E. Bonifacio conectó sencillo al prado izquierdo. Aybar falló con rodado suave al lanzador Domínguez, para el primer out de la entrada. Sócrates Brito conectó sencillo al prado derecho, que remolcó a Bonifacio con la séptima vuelta azul.


empañada por falta de deportividad


En el séptimo, Valdez se mantenía en el montículo, pero después de permitir sencillos corridos de R. Castillo (al central) y de Ramón Torres (al derecho), dominó a Rangel Ravelo con elevado al prado izquierdo. Ahí terminó su actuación. Fue relevado por Brennan Bernardino, quien a su segundo pitcheo golpeó a Patterson para llenar las bases. En esa situación entró Alfredo Simón.


Simón enfrentó a Carlos Gómez. Su primer pitcheo rondó la cabeza del jardinero central aguilucho a quien finalmente dominó con doble matanza, otra vez salvadora, donde esta vez el shortstop Alcántara recogió el batazo limpiamente y pasó a Aybar para el primer out y éste disparó a primera para completar la doble matanza en primera y frustrar otro intento aguilucho.


Una vez más, Simón reaccionó de forma feroz hacia el dugout de las Águilas, lo que provocó que se vaciaran las bancas. Simón pronunció palabras que molestaron a los jugadores cibaeños. En su encuentro anterior contra las Águilas, en Santiago, el derecho también encaró al bateador cubano, Rangel Ravelo, quien profesionalmente se quitó su casco protector e hizo una reverencia al lanzador azul. Ahí quedó todo.


Esta vez fue diferente. No se lo toleraron y las bancas se vaciaron. Los árbitros tomaron medidas y advirtieron a ambos dugout, lo que tampoco gustó al dirigente aguilucho, Félix Fermín por entender que su equipo no faltó.


En el octavo, las Águilas llenaron las bases, un capítulo que comenzó Mauricio Cabrera, que entró por Simón. R. Rodíguez comenzó con sencillo al prado derecho y W. Rosario lo siguió con otro por la misma zona. Francisco Peña recibió boleto y se llenaron las bases. Luis Valenzuela vino a batear por Melvin Mercedes y Jordan Harrison sustituyó a Cabrera para enfrentar a Juan Carlos Pérez a quien ponchó tirándole. Gabriel Arias entró por Harrison y Castillo disparó elevado de sacrificio al central que remolcó a R. Rodríguez. Rosario se fue a tercera, pero Torres falló con línea al prado derecho.


La cuarta vuelta aguilucha fue en el noveno, ante Jairo Asencio. Rangel Ravelo disparó sencillo por segunda base. Después de dos outs, Ravelo avanzó a segunda por interferencia defensiva y luego anotó por sencillo de R. Rodríguez, que tocó el antesalista Solano, antes de que la bola diera al prado izquierdo. Rodríguez se fue a segunda por interferencia defensiva, pero Rosario falló con rodado de tercera a primera.




Por Díario Libre